Inicio > Erasmus, Viajes > Octubre

Octubre

Octubre es el mes en el que el Erasmus te enamora y no puedes pensar en otra cosa (más que nada porque no tienes tiempo). ¿Por qué? V-I-A-J-E-S.

Un año de Erasmus no es irse a vivir un año a otro país. Es vivir de país en país. Te pasarás el año viajando. En el caso de Finlandia, irás a todos los países vecinos, aunque tengas que empeñar hasta el sueldo de tus nietos para hacerlo. Y aceptarás barco como animal de compañía (no digo tren porque el tren directamente dormirá contigo y será uno más de la familia). Quitando las visitas a parques naturales y lagos en Finlandia y el vecino Tallín, que se merece un especial, el viaje estrella de octubre es Rusia.

Si cada vez que piso suelo helsinguino me digo: ¡Dios! Estoy en Helsinki, ¡qué lejos estoy de mi casiña!, la sensación de ir a Rusia es increíble. Y lo que mola fardar de visado en el pasaporte. El trayecto es largo. Aunque sólo 300 kilómetros separan Helsinki de San Petesburgo, los controles en la frontera son interminables. Fácilmente pasarás una hora en la frontera de Finlandia y dos en la de Rusia, con lo que el viaje se pone ya en unas seis horas. Si vas a Moscú, 14. Calcula que necesitarás unos 500 euros (350 el viaje con la visa y el resto para comer y demás vicios) si vas con agencia y precio de estudiante a Moscú y San Petesburgo (si sólo vas a San Petesburgo unos 150 euros menos), opción recomendable al menos la primera vez. Rusia no es Finlandia y lo notaréis nada más llegar a la frontera; la seguridad de viajar con una agencia en Rusia es de agradecer, sobre todo si es tu primera vez en el país.

Aunque nuestra agencia, Bair travels, era un poco desastre, en mi opinión no vale la pena arriesgarse por 40 o 50 euros que ahorraréis comprando alcohol y tabaco ruso. Esta es una lista de mis razones para ir con agencia:

– Seguridad. Tener disponible un intérprete en caso de que te metas en líos o simplemente quieras una botella de agua sin gas o las dos cosas a la vez; o saber que si te pierdes una llamada telefónica bastará para que alguien vaya a buscarte (y como el cliente siempre tiene el dinero la razón… es raro que te echen la bronca). Pero es en los controles fronterizos cuando más te alegrarás de haber viajado con una agencia. Cuando enormes policías rusos cuyo nivel de voz podría provocar un alud se dirijan a ti y no sepas si te están saludando o arrestándote, una amable guía te ayudará a cambiarte los pantalones porque te has meado del miedo cubrir correctamente los permisos de estancia y demás requisitos del control.

– La visa. Porque si solicitas un visado tu sól@ diciendo que te vas de turisteo al país vecino la llevas clara. Que una agencia solicite 50 visados a la vez resulta menos sospechoso a que lo haga un estudiante que apenas sabe hablar inglés (recordemos, estamos todavía en octubre), con unas ojeras muy marcadas y con el aliento apestando a cerveza/vodka

– Las actividades. Este punto tiene pros y contras. Los contras, que son caras y que las agencias te están todo el tiempo dando el coñazo con apúntate a esto, apúntate a lo otro… Los pros, que la mayoría de actividades son muy difíciles de realizar si vas por tu cuenta, como conseguir entradas para el ballet ruso o la ópera, o visitas a ciertos monumentos…

– El asesoramiento en el país. Porque los guías también han sido jóvenes, y saben de buenos, bonitos y baratos lugares para comer y tomar algo. (OJO, esto no siempre se cumple con todas las agencias, algunas tienen comisión con bares y demás). También te aconsejarán sobre platos y bebidas típicas, souvenires, etc.

– Las visitas guiadas. Si te toca un buen guía estarás de suerte. Rusia está tan llena de monumentos como de historias y leyendas, a cada cual más interesante.

Ahora mismo no se me ocurren más ventajas, exceptuando que la experiencia que te ofrecerá la agencia te servirá para viajar una segunda vez por tu cuenta, un poco más barato y a la aventura.

DSC01079La tumba de Lenin. Sin palabras.

Me gustaría cerrar el post con una recomendación: id a Moscú. Puede parecer caro, pero es una ciudad digna de ver. La marabunta de gente, el shock intercultural, la arquitectura, la historia… no se puede describir.

Bon Voyage!

Anuncios
Categorías:Erasmus, Viajes Etiquetas: , , , ,
  1. Aún no hay comentarios.
  1. febrero 19, 2010 en 10:05 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: