Sugar… oh honey, honey

La crisis global ha venido a abrirnos los ojos y mostrarnos que unos cuantos (políticos, banqueros, CEOs…) hacen y deshacen a su antojo. No sé cuántas subidas y bajadas de impuestos habrá habido en estos dos últimos años en el mundo pero seguro que daría para una tesis. Este post viene a raíz de la decisión de subir el IVA en España al 18% a partir de mediados de 2010. Me alegra que una ourensana sea ministra de economía, pero lo cierto es que los políticos, políticos son y se equivocan más que los meteorólogos. Subir el IVA, un impuesto indirecto que grava a todos por igual, ricos o pobres, no ayuda a estimular el consumo, tan necesario en tiempos de crisis. Cuando las empresas tratan de ser competitivas y bajar los precios, el gobierno te los sube y pagas lo mismo. ¡O más! Porque me apuesto que pasará lo mismo que con el euro, redondeo para arriba y los precios por las nubes. Al tiempo. El IVA había que subirlo en época de bonanza. Unos dirán que el IVA es justo porque, quien más consume, más paga. Como he dicho, lo que se suele hacer, y muchos países de la zona euro han hecho (como Reino Unido o Finlandia) es bajar este tipo impositivo para favorecer las ventas, y una vez se salga de la recesión/crisis, restablecerlo al porcentaje anterior o aumentarlo uno o dos puntos. La ministra lo dice, que hay que subirlo, pero no dice que primero estos países lo han bajado. Por otra parte, existirá quien piense que es mejor ahorrar, cosa que sucederá en cuanto el IVA suba. Pero no os preocupéis, porque las rentas del capital también suben su tipo impositivo (nota de prensa del Ministerio de Economía y Hacienda, quinto párrafo). Y como siempre, dónde dije digo, digo Diego. Cada cual que saque sus conclusiones.

Aunque no lo parezca, en este post tenía la intención de hablar de Finlandia, de su IVA y su “candy-tax”. Ya habéis visto que nos han bajado el IVA en alimentación, y cómo se nota. Una compra de 25 euros ahora te puedes ahorrar unos 3. Ejemplos que me han llamado la atención con grandes bajadas: el pollo, 10 céntimos; la leche, unos 5… Aunque la bajada dure menos de un año, por aquí ha sentado estupendamente y parece que no ha habido mejor remedio para combatir el frío y  la oscuridad que ya se hace notar. Pero hay algo en el super que no baja, es más, sube. El impuesto sobre las golosinas o “candy tax”. ¿Por qué? Por lo mismo que en Estados Unidos, sobrepeso y diabetes en la población. La subida de la candy tax se estima que representará 100 millones de euros en recaudación para el estado. ¡Rico festín!

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: