Archivo

Archive for the ‘Gastronomía’ Category

Lumi, nieve, snow… pinchitos en los pies y glögi para entrar en calor

noviembre 5, 2009 2 comentarios

Pues tras varios días de que si nieva, que si no nieva, al final ésta ha cuajado y ya se puede resbalar a gusto por las calles. Hacía 7 meses que no veía la nieve y ya no recordaba lo complicado que puede resultar llegar al trabajo. Tengo que volver a coger práctica en esto de caminar arrastrando los pies, aunque puede que este año (si llega el presupuesto) me compre unos pinchitos que se acoplan a las botas o a las zapatillas, que los he visto en el Stockmann por 7 euros. Son parecidos a estos:

33-grip-lFuente: aseansources

El pronóstico para los próximos tres días es de nieve. Espero que pronto se forme una gruesa capa para empezar a hacer muñecos…  Y aunque estemos a bajo cero, la sensación de frío ha desaparecido. La humedad se ha ido y este frío seco es fácil de combatir, sobre todo si contamos con una taza de Glögi bien calentita. El glögi (o glögg, en sueco, de donde se dice que es originario) está compuesto de vino caliente (en realidad se hace con zumo en la versión no alcohólica), especies (canela, jengibre, cardamomo…) y azúcar. El resultado es una bebida de aspecto rosado muy dulce, que ha de tomarse cuando está humeando, y a ser posible acompañada de Piparkakku (galleta de jengibre). El glögi y las piparkakut son típicas en el invierno finés y muy fáciles de conseguir en cualquier supermercado. El año pasado me llevé un par de cartones de glögi para compartirlos con la familia en Navidad, pero hace un momento acabo de descubrir que también lo venden concentrado en botella. Calculo que un litro de glögi concentrado equivaldrá a 4 litros de glögi normal (el concentrado hay que mezclarlo con agua caliente), así que este año tocaremos a más de dos tazas en casa.

Maril, una marca de Glögi

Cuando los kivimiehet de la estación de tren de Helsinki se han puesto el gorro (pipo), hay dos opciones: echarse a temblar o prepararse una tazita de glögi bien caliente…

Kivimiehet

¿Qué-es-eso? Eso-es-queso

julio 26, 2008 Deja un comentario

Pasado el Día da Patria, me gustaría dedicarle un post a uno de nuestros productos más típicos: el queso de tetilla. Aunque soy más de quesos fuertes, nunca he probado ningún queso que no me haya gustado, y el de tetilla no es una excepción. A mi abuela le encanta y en su casa es el que toca, así que hace un par de días me dio por preguntarle a mi madre una de esas cuestiones que deberían hacerse con 5 años para pecar de ingenuidad pero que inexplicablemente realizas 17 años más tarde:

– Mamá, ¿a quen se lle ocorrería facer un queixo con forma de teta?

– Non sei filla, pero galego tiña que ser.

La respuesta me hizo reír y terminé alegrándome de no haber hecho la pregunta cuando era niña. Y ya en serio, parece ser que con esa forma y textura el queso de tetilla trata de recordar la importancia de la leche materna en nuestro desarrollo, y anima a los adultos a seguir disfrutando de sus beneficios y propiedades (en este caso con leche de vaca, se entiende). Este queso tiene sus orígenes en la zona geográfica de Arzúa-Ulloa, que integra a 24 municipios de A Coruña y Lugo, y de donde también proceden otros quesos conocidos. Actualmente las zonas de producción de leche (de las razas frisona, pardo alpina y rubia gallega) de vaca para este queso se han extendido a toda Galicia. Consiguió la denominación de origen como Queixo de Tetilla en 1993.

Queso de Tetilla en unas estanterías neoyorquinas, vía: Flickr

Espero no extrañar el queso en Finlandia… aunque fuentes fidedginas me han dicho que no tendré problema (realmente, me han dicho que me volveré loca si me gusta el queso ^^).